13-04-2019 | 11:01 hs

Entraron a robar en el Jardín Materno de la Policía

Nadie se percató sobre la presencia de los delincuentes, quienes no llegaron a llevarse mucho, pero su aparición durante el desarrollo de las actividades en el edificio. Los ladrones usaron una escalera de la dependencia para huir.

El robo fue denunciado por la jefa del Jardín Materno de la Policía, la comisario, Noemí Arias, quien explicó que fue informada de dicha novedad por la oficial de servicio, Daiana Carrasco, quien descubrió el ilícito poco después de las 18 del miércoles pasado.

El o los ladrones actuaron entre las 14.30 y las 18. Arias, según lo informado por la policía a La Voz de Salta, indicó que las damnificadas por el accionar delictivo fueron dos cabos, quienes perdieron sus respectivos casco protector, los cuales había quedado sobre las motocicletas de ambas, rodados que estaban dentro del edificio, ubicado en calle Rivadavia al 1.300.

Tanto la oficial de servicio, como damnificadas ni el personal docente se percataron del robo. Por lo denunciado, el delincuente escaló la tapia posterior, de cuatro metros de altura, tras lo cual se apoderó de los cascos y las llaves de unas de las motocicletas.

Luego, para escapar, tomó una escalera que posee dicha dependencia, la cual utilizó para huir en dirección a las vías del ferrocarril, zona donde posteriormente los policías, al realizar un rastrillaje, encontraron las llaves del rodado robado.

 

Hipótesis

A criterio de la jefa de la dependencia, el robo fue cometido por más de una persona, los que se deslizaron desde el fondo del edificio hasta el portón y de allí al sector de automóviles, donde solamente sustrajeron los cascos debido a que no pudieron apoderarse de otros elementos de valor.

Con la denuncia, y las pericias de criminalísticas realizadas, se espera ahora que los investigadores de la Comisaría Quinta lleven adelante las pesquisas en busca de dar con los delincuentes, quienes sortearon todas las medidas de seguridad de una dependencia policial, sin que los efectivos se hayan percatado del ilícito.

En Salvador Mazza Policía ebrio comenzó a los tiros en plena vía pública Cuando sus colegas llegaron para detenerlo, el agente los amenazó con hacerlos echar de la fuerza. Su mujer, en tanto, dijo que sólo estaba borracho y pidió que no lo detengan. “No mereces ser compañeros de mi marido”, replicó.
En Joaquín V. González Su hija se fracturó un brazo en un centro infantil y nadie sabe decirle cómo Primero le dijeron que se había caído y se golpeó la cabeza, pero luego se descubrió que tenía fracturado un brazo. Los responsables del Centro de Primera Infancia no saben explicar qué sucedió con la menor, de 2 años.
No hay detenidos Entraron a robar en el Jardín Materno de la Policía Nadie se percató sobre la presencia de los delincuentes, quienes no llegaron a llevarse mucho, pero su aparición durante el desarrollo de las actividades en el edificio. Los ladrones usaron una escalera de la dependencia para huir.
Lo persigue por todos lados Denunció a su ex novia por acoso: “No vas a vivir en paz” Cansado del acoso que padece, un comerciante de 43 años pidió ayuda en la policía para contener a su ex novia, 20 años menor que él. Dijo que la joven no acepta el rompimiento de la relación amorosa y quiere seguir con el noviazgo.
Casi le dio un paro Lo asustaron con un falso “corralito” y le sacaron cerca de 150 mil pesos La víctima fue un abuelo de 88 años, quien recién se dio cuenta de la treta en la que había caído cuando llamó a su hija para avisarle del dinero que entregó a un supuesto empleado del banco. Una suma entre dólares y pesos.
Para tener cuidado Por Facebook: acordó la compra de materiales, pagó la mitad y no recibió nada Un vecino de Villa Lavalle acordó una compra por 50 mil pesos con un supuesto vendedor de una fábrica de cemento, pero después de hacer el depósito todo se complicó. No le devolvieron el dinero ni tampoco recibió el material.